Vinculación con la carrera preparador físico

 

    Como podemos ver los trastornos alimenticios no solo se dan en las personas sedentarias, sino que también se han dado muchos casos en deportistas, o gente que comienza a hacer deporte para comenzar a bajar de peso, verse mejor o tener una vida más sana. Pero también existe un grupo de estos “deportistas”, que comienzan a hacer deporte ya presentando un trastorno alimenticio, y buscan en el deporte la excusa perfecta para justificar este desorden en sus comidas. Por estas razones podemos vincularlo de manera directa con la carrera que nosotros estamos estudiando, ya que nosotros tendremos una relación directa de asesoramiento, tanto físico como psicológico con los deportistas que contraten nuestros servicios. Es de suma saber que nosotros como entrenadores tenemos un influencia muy importante en los deportistas y que en algunos casos, los mismos entrenadores o preparadores, pueden ser los detonantes en los comienzos de una patología alimenticia, ya que el simple hecho de hacer un comentario inadecuado sobre la figura de estos, puede ser un detonante de una baja en su autoestima y a través de esto se puede dar comienzo a un trastorno alimenticio.

    Por esta razón como preparadores debemos estar atentos a lo que decimos y como actuamos en frente de nuestros futuros pupilos, y también a que si uno de nuestros dirigidos presenta algún síntoma que indique algún tipo de trastorno alimenticio, para poder detectar el problema en el menor tiempo y así brindar la ayuda al deportista. Los síntomas más notorios cuando se presenta este tipo de problema son: el sentirse gordo cuando el peso está bajo de lo normal, la desaparición del deportista después de las comidas, nerviosismo una vez terminadas las comidas, la negación a comer en conjunto con el resto del equipo, fluctuaciones extremas de peso, actividad física excesiva de acuerdo al plan de entrenamiento dispuesto, y en el caso de las mujeres la ausencia de por lo menos tres periodos menstruales seguidos. De esta manera también se debe evaluar continuamente el estado físico tanto como el psicológico, para poder detectar de manera oportuna, uno de estos síntomas y así evitar que el trastorno alimenticio avance consumiendo al deportista, llevándolo a una baja en su rendimiento, en su peso o también en su musculatura y fuerza, o en el peor de los casos llevando a otras enfermedades como la osteoporosis.

    Cuando se llega a que la alimentación solo es inadecuada, esto se puede corregir con suplementos, pero en el caso que esto traiga anorexia o bulimia, nosotros debemos dar el paso al deportista para que sea visto por un psicólogo o nutricionista que ayude en su recuperación. Una cosa importante es que el deportista cuando este en tratamiento, nunca dejarlo solo, para que así sienta que el equipo está preocupado por su recuperación, cosa que es muy importante en esta.

    Así que como futuros Preparadores Físicos nuestro deber, no es tan solo entrenar y poder llevar a los deportista a su máximo rendimiento deportivo, sino que también en el bien estar de estos mismos y en su salud física como psicológica, y en el caso de trabajar en el rubro de la actividad física sin necesariamente llegar a la competitividad, se debe poner un mayor énfasis a esto mismo ya que ellos recurrirán hasta nosotros para mejorar su calidad de vida y de misma manera evitar todo tipo de enfermedad.  

Comentarios

Contacto

Trastornospsicologicos

katt_witch_bad@hotmail.com

Buscar en el sitio

Comentario

21.06.2011 17:50

Comentario

Un estudio indica que hasta un 62% de las deportistas de élite sufren algún tipo de trastorno alimentario frente al 1% existente en la población femenina con trastornos como la bulimia o la anorexia. La preocupación obsesiva por mejorar con los entrenamientos o disminuir la grasa corporal dan lugar a trastornos de la alimentación, amenorrea, pérdida de masa ósea y osteoporosis. Los datos de un estudio americano son bastante concluyentes, las gimnastas ocupan el primer lugar con un 62% de personas afectadas por la anorexia o la bulimia. Un 33% es la cifra que ocupan las esquiadores, 32% las corredoras de fondo, 20% las ciclistas y un 15% las nadadoras.

© 2011 Todos los derechos reservados.

Crea una página web gratisWebnode